TITULAR: EMPATE EN TAJONAR

SUBTÍTULO: el CD Iruña guerrea aun jugando con 10

C.D. IRUÑA: I. Álvarez, I. Azcue, X. Olague, I. Perujo, A. Aranguren, J. Moncayola, Iván Martínez (Marino Eslava min.61), J.J. Losantos (Íñigo Izpura min.83), M. Yoldi (Javier Erviti min. 61), V. Adot, A. Muro. Entrenador: J. Ortigosa

U.D.C. TXANTREA: O. Barbarin, J. Ursua (Gorka Bacaicoa min.63), A. Guembe, J. Echeverría, A. Gordo, M. Ciriza (A. Goldaratzena min.61), B. Alastuey, J. Elizalde (Jon Izura min.68), J. Alcuaz, E. Manero, I. Manero. Entrenador: Raúl Marco.

ÁRBITRO: Javier Fernández Santesteban, asistido por Gallego y Beunza (Colegio Navarro). Amonestaciones CD Iruña: Alfonso Aranguren (6’), Vania Adot (20’). UDC Txantrea: Javier Ursua (26’). Expulsó por doble amarilla al jugador local Vania Adot (48’).

RESULTADO FINAL: 0-0

GOLES: –

INCIDENCIAS: 150 espectadores en las instalaciones de San Juan. Clima: Bueno.

Ayoze Paz

El árbitro se mostró muy riguroso durante los primeros instantes del partido. Iván Martínez consiguió crearse un 1 vs 1 a los 10’ del pitido inicial, pero justo cuando finalmente logra ganar al defensa visitante en velocidad, colegiado indicó falta.

En las jugadas posteriores el conjunto visitante tuvo un par de ocasiones peligrosas. Una acabó en palo y otra salvó Perujo. El delantero de la Txantrea peinó el esférico, superando al portero, pero ahí se encontraba el central de Tajonar, muy seguro y apareciendo en el momento adecuado para enviarla lejos, asegurando el perímetro.

Antes de la media hora una jugada individual de Muro pudo acabar subiendo al marcador, pero se vio presionado entre tanto jugador y tuvo que chutar, desviándose por alto. Posteriormente Yoldi lanzó una falta al borde del área muy bien colocada, pero el portero fue rápido y pudo repelerla.

La intensidad de los verdes no cesa y cualquier posición es buena para generar peligro. Esta vez le tocó el turno a Moncayola, que buscó un hueco perfilando la línea defensiva y lanzando uno de sus misiles desde los 30 metros, aunque se fue un poco desviada. Aún así no se desanimó, y antes de terminar el primer periodo lo intentó casi desde su propio campo. Su intención era la de sorprender al cancerbero, y vaya que sí lo hizo. Pasó rozando la escuadra. Unos centímetros más abajo y Barbarin no hubiera llegado.

El dirigente del partido continuaba rígido en sus decisiones. Esta vez le tocó el turno a Vania, que tuvo que irse a los vestuarios antes de tiempo por ver una segunda amarilla. Concretamente en el min. 48. Con toda una segunda parte por delante, el filial rojillo tenía la difícil tarea de afrontar el encuentro.

Los de Ortigosa entienden mucho de colocación. Si bien en la pasada campaña fueron una piña defensiva, su solidez en esta temporada no iba a ser menos. Su táctica, impecable. Sabían cuando arriesgarse, cuando apoyar a al bloque de atrás y viceversa. Lo “fácil” hubiera sido cerrarse atrás y aguantar el chaparrón, pero no transmitieron eso en el césped, sino un interesante planteamiento en el que la victoria era viable.

Y así pudo haber sido. Mikel Yoldi recibió por alto un balón adelantado. El portero se percató de ello y fue a por el esférico también. A pesar de ello el jugador local llegó antes, intentando colgársela por alto, pero la colocación y fortuna del dorsal número 1 visitante lo paró con su pecho.

Un partido intenso en las instalaciones de Tajonar. El resultado podría haber sido muy diferente si hubieran luchado en igual de condiciones, pero así es el fútbol y solo los grandes equipos y la ilusión que mueve sus botas son capaces de jugar y mostrar su evolución, indiferentemente del número que sean en el terreno de juego.