TITULAR: REMONTADA DE CABEZA

SUBTÍTULO: El Gares vendió cara su derrota

C.D. IRUÑA: Iñaki Álvarez; Iván Azcue, Xabier Olague, Iñaki Perujo, Karlos Mahugo; Javier Erviti (Andoni Sesma m.76), Aitor Lorea, Marino Eslava (Iñigo Izpura m.67), Mikel Yoldi; J.J. Losantos y Jose Javi Hualde (Álvaro Muro m.70).

Entrenador: Javier Ortigosa.

C.D. GARES: Íñigo Villafranca; Miguel A. Zabalza, Iñaki Sarasibar, Iosu Santesteban, Samuel Burguete; Ander Sarasibar, Iván Garín, Eneko Martínez, Alfredo Molinet (Beñat A. Puerta m.78); Carlos Sorora (Daniel Oroz m.69) y Igor Orbegozo (Iñigo Santesteban m.83).

Entrenador: Miguel A. González.

ÁRBITRO: Eneko Ballano Roldán. Asistido por Gurucharri y Morilla. Amonestó por parte del Iruña a Olague y a Lorea y por parte del Gares a Garín y a Soroa.

RESULTADO FINAL: 2-1

GOLES: (0-1) Igor Orbegozo m. 20 (1-1 Javier Erviti m.65) 2-1 Álvaro Muro m.78)

INCIDENCIAS: Los jugadores del Iruña saltaron al terreno de juego portando camisetas de apoyo a Txiki, jugador local lesionado desde la pretemporada. 250 espectadores en las Instalaciones de Tajonar. Clima desapacible

Eduardo Díaz

Los dos equipos llegaban a Tajonar con muchas ganas, los verdes por la intención de regresar a la senda de la victoria tras su derrota en Burlada la pasada semana, y los rojos con el subidón de haber derrotado al Cibonero hace siete días.

El Gares fue el que golpeó primero, con un gol de Orbegozo en el minuto 20 de partido. El delantero de Puente aprovechó a las mil maravillas un error de Iñaki en la salida de balón para superar con habilidad al propio guardameta y enviar a la red ya sin oposición. Los de Ortigosa sufrieron en la primera mitad porque no veían la manera de meter mano al sólido planteamiento de un correoso Gares. La habitual fluidez del cuadro de la calle Jarauta se topaba una y otra vez con la muralla rojilla.

 

 

Tras el paso por los vestuarios comenzó un asedio continuo de los locales sobre el área visitante en busca del empate. La fortaleza física de los de González no se resentía y al Iruña le costó un mundo abrir la lata. Pero el equipo de Javi Ortigosa posee una habilidad que en mundo del fútbol es muy preciada, la fe en sus posibilidades. Los verdes creen en lo que hacen y esa confianza se traslada al campo. Hasta el minuto 65 aguantaron los visitantes con su defensa espartana. Javier Erviti fue el encargado de empatar la contienda con un buen gol de cabeza al segundo intento del Iruña tras la salida de un saque de esquina.

Pero lo mejor estaba por llegar. Javier Ortigosa movió el banquillo y el míster del Iruña acertó de pleno con las sustituciones. Andoni Sesma, a los dos minutos de saltar al terreno de juego, recibió la pelota pegado a la línea de cal. Se fue de su par con una espectacular “cola de vaca” y ganó la línea de fondo para servir un centro medido, que llevaba marchamo de gol, a la cabeza de Álvaro Muro, quien llevaba en el campo ocho minutos. Un golazo que certificó la remontada de un equipo que este año, al igual que en la anterior campaña, va a volar alto.

El Gares lo intentó hasta el final, pero no pudo empatar el partido y tendrá que ganar al San Juan la próxima semana para abandonar el farolillo rojo.